Griezmann, un regreso de perfil bajo

El Atlético y el propio jugador deben medir bien los pasos a dar en la vuelta del francés al conjunto colchonero.

El club le ha dado la bienvenida y hasta el momento, el delantero sólo ha escrito «deseando volver a casa» en las redes sociales.

No habrá presentación al uso, Simeone será su principal pararrayos y hasta el día 15 no se reeencontrará con la afición.

Antoine Griezmann, en su primera etapa en el Atlético de Madrid.

En la madrugada del miércoles, se confirmó el regreso de Antoine Griezmann al Atlético de Madrid dos años después de su controvertida marcha al FC Barcelona que provocó un enorme enfado en la afición colchonera, más por las formas que por el fondo, que también.

El jugador quería volver. Simeone deseaba tenerle de nuevo a sus órdenes. Y aunque desde la directiva no se contemplaba esa opción hace unos meses, precisamente por cómo se produjo su salida, la situación del Barcelona y el mercado hicieron que desde la zona noble se empezase a ver esta posibilidad con otros ojos.

Al final, Griezmann está  de nuevo en el Atlético. Y un buen número de rojiblancos no le ha perdonado.  Se supone que el rechazo que ha provocado su fichaje en algunos hinchas se irá pasando con el tiempo. Y es por eso que desde el club se quiere ir con pies de plomo en este asunto, teniendo claro que Simeone será el principal pararrayos para el delantero, además del capitán y amigo Koke.

La llegada de Griezmann supone un salto cualitativo en el plano deportivo e incluso en el de la propia imagen de la entidad, pero en la zona noble del estadio entienden que tampoco hay necesidad, en estos primeros días, de exponer demasiado al francés, máxime teniendo en cuenta que además está concentrado con su selección y que no se le espera por Majadahonda hasta finales de la semana que viene. Y su primer partido en casa no será hasta el 15 de septiembre, con la visita del Porto en Champions. Ahí se producirá el reencuentro con la hinchada y, posiblemente, el sonido de viento haga acto de presencia.

El Atlético quiere que su regreso, pese a la importancia futbolística que tiene, sea de perfil bajo. Es por eso que no hay previsto realizar una presentación al uso del jugador. Se resolverá con videos del club y unas declaraciones del galo, que deben ser medidas y que los hinchas esperan como agua de mayo, para ver si pide perdón por lo sucedido hace dos años.

Hasta el momento, Griezmann se ha limitado a responder «deseando volver a casa» a un mensaje de bienvenida del Atlético en las redes sociales. Por su parte, el club ha recordado los números logrados por el francés como rojiblanco, para que no se olvide el nivel deportivo que ofreció en sus cinco temporadas en el cuadro colchonero.

Aunque todo hace indicar que el asunto dará que hablar, es imposible saber qué ocurrirá. De momento, el Atlético tiene claro que lo mejor es que el asunto tome un perfil bajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *